Inmobiliarias Internacionales: Anunciar casa en toda Europa » 5 razones para comprar vivienda en España después de la crisis

Alianza Inmobiliaria Inmçternacional

La crisis inmobiliaria en España ha sido superada. La estabilización del nivel general de los precios de los inmuebles, la reforma fiscal, la apertura del mercado hipotecario, las nuevas oportunidades de inversión y las propias inclinaciones de los ciudadanos; son algunos aspectos que se conjugan en el actual aumento de la compraventa de viviendas en España. Estas crecientes expectativas de desarrollo y mejora de la calidad de vida, hacen que inevitablemente cada familia ponga sobre la mesa la posibilidad de adquirir una vivienda.

Nuevas oportunidades y agregados de inversión indican que la recuperación inmobiliaria llegó para quedarse. La ampliación del crédito hipotecario, la eliminación de la deducción por alquiler, y la estabilización de los precios de las viviendas; permiten estimar los bienes inmuebles como bienes de capital susceptibles de revalorizarse con el tiempo, es decir, como buenas alternativas de ser depositarios de valor patrimonial.

En este sentido, Alianza Inmobiliaria Internacional, pone a tu disposición cinco razones objetivas que favorecen tu decisión de comprar un piso, veamos:

1.Estabilización de los precios inmobiliarios

El mercado inmobiliario registra un comportamiento de recuperación de la inversión, y si os preguntáis, de qué manera se genera esta fulana recuperación; pues toda recuperación de una crisis recesiva entra por un aumento de la demanda, es decir, que las políticas de los agentes del sector están abocadas a inducir mayor dinamismo en la compraventa de viviendas.

La creación de nuevos puestos de empleo, el crecimiento económico, flexibilización y apertura de las políticas crediticias de las entidades bancarias, entre otros; funge como una acción en cadena que incide directamente en el aumento de la demanda de viviendas, lo que permite que se detenga la caída de los precios tocando piso y generando expectativas de revalorización en futuro próximo.

2.Reforma Fiscal

Otro aspecto que hace necesario la consideración de adquirir un piso propio, es la reforma fiscal que entró en vigor a comienzos de este año, la cual elimina el beneficio de deducción por alquiler de grabaciones impositivas hasta por un 10%,  para aquellas personas cuyos ingresos son menores a veinticuatro mil euros anuales.

Esta deducción no tenía límite de edad, y ha sido eliminada manteniéndose en algunas comunidades autónomas sólo para ciudadanos menores a 35 años, lo cual desestimula el alquiler para una gruesa parte de la sociedad que empezarán a plantearse de forma inmediata la posibilidad de adquirir un inmueble propio.

3.Mejoras en las condiciones de crédito hipotecario

En la actualidad las entidades bancarias hacen un gran esfuerzo por incrementar las concesiones de créditos para viviendas, aunque con un criterio un poco más inteligente que el que imperaba en los años anteriores a la crisis. Por esta razón algunos analistas manifiestan que las nuevas hipotecas aún no irrigan a la totalidad de la población, pues se mantienen las políticas de riesgos y otros aspectos que restringen el acceso de un importante número de españoles.

 Sin embargo el esfuerzo es innegable y el mismo incide directamente en una recuperación gradual y más equilibrada, pero recuperación al fin. A mayor crédito, mayores compradores y mayor demanda, y a mayor demanda, mayor inversión y dinamismo, y el resultado es la revalorización de los inmuebles.

4.Grandes oportunidades de Inversión

La crisis económica ha incidido en un aumento del riesgo y desmejora en los rendimientos de algunos sectores de inversión de la economía española, sobre todo aquellos donde pueden acceder los particulares. Esto ha incidido en convertir el creciente mercado inmobiliario en uno de los sectores más interesantes para atraer la mirada de los contribuyentes.

Y es que el rendimiento generado en la compra de un inmueble dobla y a veces triplica la rentabilidad de otras inversiones como la Bolsa que aún luce recalentada; o las cuentas puestas en ahorro, las cuales precisamente para favorecer el mercado crediticio abaratando el costo de las hipotecas, son mantenidas a unas tasas de interés bastante bajas.

5.Inversión para el futuro

La compra de un inmueble, siempre que la hagas de la manera correcta, te garantizará un bien que será depositario de valor, con el que podrás hacer frente a contingencias económicas que se presenten en el futuro. Siempre tendrás a la mano la opción de un ingreso extra por concepto de renta, o una garantía a la hora de completar una pensión o retiro soñado.

Por otro lado, cuando se presenten expectativas de mudanza a un inmueble más grande o más cómodo, también tendrás la opción de vender tu inmueble por Internet y así completar el importe del otro piso que consideras adquirir. Recuerda, comprar vivienda por Internet constituye adquirir el activo fijo tangible más deseable y apreciado por cualquier persona.

Y es que son pocos los activos que proveen la sensación de seguridad, privacidad e independencia, como lo hace el contar con una vivienda propia. El ser propietario genera el sentimiento de libertad, al poder disponer como bien nos parezca de lo que constituye nuestro patrimonio. Al adquirir un inmueble propio se tiene la libertad de llegar o irse del recinto cuantas veces uno quiera y en el horario que mejor nos convenga, es decir, el público sabe que la imposición de reglas en este sentido es atribución del propietario.

Igualmente realizar nuestras actividades cotidianas dentro del hogar con el confort que supone la privacidad de un espacio propio, la posibilidad de hacer invitaciones de amistades, o decorar, remodelar y pintar nuestro piso según el dictamen de nuestros gustos y preferencias; es otra ventaja de ser propietario que la gente maneja a la perfección.

Podemos ver por mucho, que es verdaderamente placentero ser propietario de un inmueble, son estas últimas consideraciones las que saltan a la vista de los ciudadanos –preferencias, gustos y sensaciones- es más halagüeño basarse sólo en lo que nuestras ilusiones dictan. Sin embargo, la realidad obliga a volver a considerar el contexto económico y social, tan aburrido pero a la vez, en ocasiones, con un impacto tan demoledor en nuestras vidas que convendría siempre tenerlo en cuenta.